Los motivos del desastre económico

Nuestro país atraviesa por un ciclo de deterioro y contracción de su economía que hace muchos años no se veía. Y no es un proceso que haya desencadenado la pandemia de coronavirus. Ya en 2019 tuvimos un crecimiento negativo del Producto Interno Bruto (PIB) del -0.1%, en 2020 del -8.5% y para 2021 –según la estimación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico– tendremos un crecimiento del 4.6%. Suponiendo que se lograra esta cifra positiva de expansión de la economía en el presente año, aún así la tasa de crecimiento promedio del PIB en lo que va de la actual Administración federal sería del -1.3%, muy diferente del compromiso que se hizo en 2018.

En los próximos meses es previsible una mayor desaceleración, como resultado del efecto acumulado de una serie de medidas de política pública del Gobierno federal que atentan contra el clima de confianza.

Entre las acciones negativas destaca la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México donde las pérdidas, reconocidas por la SHCP, ascienden a más de 160 mil millones de pesos, aunque la Auditoría Superior de la Federación, estimó que rebasa los 330 mil millones, cifra superior a lo que habría costado concluir el nuevo aeropuerto.

Además de la estrategia fallida para gestionar la crisis sanitaria, la Federación se ha negado a canalizar subsidios para fortalecer a las empresas y generar estímulos que permitan la reactivación económica, frente a la pandemia.

El presupuesto se dilapida en grandes proyectos como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía, que se concibieron sin el adecuado soporte técnico-económico y, por lo mismo, destinados al fracaso.

El aumento de la población en condiciones de pobreza y de pobreza extrema que producen estas decisiones, es totalmente contrario a las prioridades que enarbola el Gobierno federal.

El propio Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) señala que los impactos derivados de la reducción de las actividades económicas podrían generar un aumento de hasta 9.8 millones de personas con ingreso inferior a la Línea de Pobreza por Ingresos y hasta de 10.7 millones de personas en Pobreza Extrema por
Ingresos.

Y los motivos de este desastre son claros, aunque no todos los quieran ver.

Las decisiones económicas que afectan a los más de 120 millones de habitantes en México, se adoptan de manera discrecional, con criterios eminentemente ideológicos y dogmas obsoletos, sin el soporte técnico y profesional que exige la realidad compleja que vivimos.

Sin considerar el fracaso rotundo de otros países que han querido hacer del Gobierno, el único motor de su economía (países de Europa Oriental, Cuba o Venezuela) el Gobierno federal pretende dar marcha atrás –con grandes costos ambientales– a las reformas diseñadas para superar los monopolios de las empresas públicas que nos condenaban a tener que asumir los costos de la ineficiencia de la burocracia y de sus sindicatos, como son los casos de Pemex y CFE. Las iniciativas para reformar la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de Hidrocarburos, ejemplifican con claridad este afán de impulsar el retroceso.

A lo anterior hay que agregar la disociación gubernamental entre sus propósitos de impulsar el crecimiento económico y su rechazo permanente a la empresa privada, responsable de más del 80% de la inversión que se realiza en el país y, por lo mismo, quien genera la mayoría de los empleos.

Así se configura la espiral de desastre para el país. Contracción económica, más desempleo y pobreza, mayor descomposición del tejido social, incluida la violencia y la impunidad, aumento de la conflictividad social y profundización de la polarización política. No íbamos bien en 2019 y hoy, lamentablemente, vamos peor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s